sábado, 1 de julio de 2017

Ajarte - Gasteiz: El Camino de la Piedra



 






Panel explicativo del motivo de esta salida montañera

Se cruza la plaza de la Virgen Blanca (con la balconada de San Miguel engalanada) para desembocar en la plaza de la Burullería a los pies de la Catedral de Santa María, razón de esta salida mañanera y montañera


Ajarte - Gasteiz:
El Camino de la Piedra

El sábado (24-09-2016) Día de Reflexión de las Elecciones Autonómicas en la Navarra Marítima, Occidental o Tercio de la Nafarroa Osoa (conocida como las Provincias Vascongadas -ahora Euskadi-) estaba programada la caminata o más bien el paseo de la Ruta de la Piedra que este año celebraba la X edición.
Esta ruta así denominada, es un recuerdo y homenaje de la que hicieron (hace más de 800 años) los transportistas de la época durante años, para trasladar la piedra extraída de las canteras del pueblo de Ajarte, desde este pueblo (“Hassarte” en fuentes documentales, que deriva de Atxarte “entre peñas”) a la aldea de Gasteiz para la construcción de la iglesia (hoy conocida como la Catedral Vieja) de Santa María de Vitoria-Gasteiz. (200 años duró su construcción y 200 años yendo y viniendo de Ajarte).
 
 
Iglesia de Ajarte en estado de semirruina
 

Piedra blanquecina a la entrada de Ajarte, representativa del tipo de las usadas para la catedral


Las canteras situadas en el citado pueblo no eran al uso. Cualquiera que se acerque a Ajarte comprobará que no hay cicatriz alguna en ninguno de los montes que lo rodean. La razón es que la piedra extraída de color blanco-blanquecino está depositada a lo largo del subsuelo, casi en superficie a una profundidad de apenas 50 cm, lo que facilitó su extracción que era luego transportada en carros de bueyes o/y caballos que se perdían de sur a norte, cruzando los Montes de Vitoria para finalmente llegar al reducido (en aquella época) pueblo o aldea de Gasteiz.
Esta es la idea y la imagen que se lleva realizando desde hace nueve años, a modo simbólico -sin extracción- pero con carro de bueyes aunque sea sólo entrando en la actual ciudad de V-G. desde la localidad próxima a la misma de Mendiola.
Por ello, para cumplir esta ya casi costumbre, nos enfundamos el “traje” de montañero y saliendo de V-G a las 08:00, el autobús nos lleva al pueblo de Ajarte, distante 22 km de la capital alavesa, nuestro punto de inicio de esta Ruta amable (por lo suave), agradable y para todos los públicos y edades.
En el trayecto en bus, contemplamos la pequeña iglesia del pueblo de San Vicentejo de estilo románico que disfruta de una animada romería todos los años, dedicada a la Purísima Concepción. También, en la lejanía, la enhiesta torre-campanario de la iglesia del pueblo abandonado y fantasma -con leyenda incluida- de Otxate.
Los últimos kilómetros para llegar a Ajarte se podrían tildar de montañosos por el horizonte de cimas de montañas que salen al encuentro en nuestro continuo ascenso por la estrecha carretera que muere en dicho pueblo. Lo cual es cierto pues es una aldea de las denominadas de montaña y la altura y el paisaje no mienten0.
 
Al poco de abandonar el pueblo en dirección a V-G...
   ... Explicación geológica del terreno por parte del guía del club de montaña Goiena

A las 08:45 se da inicio al recorrido -común, hace siglos- de unos 14 km. pero antes nos detendremos en la iglesia del pueblo dedicada a San Esteban o lo que queda de ella (la torre-campanario y poco más) con algunas explicaciones de la misma, en especial la bien trabajada cantería del ábside.
Antes de proseguir, informar que el recorrido ahora a comenzar es una iniciativa de la Fundación Catedral de Vitoria-Gasteiz en colaboración con el club de montaña “Goiena” de la misma localidad que es el guía de la “Ruta de la Piedra” en estos 10 años que lleva realizándose. Y tiene lugar el último sábado del mes de septiembre, coincidiendo con la celebración del Mercado Medieval en la parte alta y… medieval de Vitoria-Gasteiz.
Comienza pues nuestro andar con el paso y visita a la tosca piedra hincada a la entrada del pueblo, representativa del tipo de piedra de los alrededores con la que se construyó la catedral de Santa María de la aldea de Gasteiz.
    Ahora es el turno del geólogo-mago o viceversa haciendo una demostración geomágica. Con la atenta mirada de los excursionistas a sus explicaciones. De telón de fondo, el horizonte con las vistas del Condado de Treviño
 
A los pocos minutos de abandonar el pueblo, monte arriba y en zona abierta con vistas en el horizonte de parte del Condado de Treviño, toca dar la primera lección de cómo se originó la piedra blanca tan característica de esta zona que se conoce de la familia de las “lumaquelas” (roca sedimentaria del tipo caliza que guarda en su interior restos de seres vivos descompuestos, es decir, fósiles y conchas, según refiere la Wikipedia).
Para ello tuvimos la presencia de un geólogo entre el público montañero que utilizó más que la teoría la práctica como, por ejemplo, hacer flotar en el aire un anillo que representaba a la Tierra. Tal asombro generó entre los presentes, que alguno le soltara (dirigiéndose al mismo): “Más que un geólogo pareces un mago”.
 
Comienzo señalizado de la “colada” (pequeña vía de tránsito no regulada) que atraviesa los Montes de Vitoria / Nuevas explicaciones sobre el terreno de los guías y el mago-geólogo con el pasamano de una piedra del lugar y las sonrisas a las explicaciones y comentarios de los mismos
Proseguimos el camino por pista de tierra y piedra para al poco adentrarnos por un sendero en la vegetación que lo rodea, llegando al inicio de la “colada a la Peña Betoño” que viene señalizada en poste de madera vertical.
(Colada: Vía pecuaria no regulada por su ancho sino por la costumbre de uso, dándole carácter ganadero. Diferenciándose, por tanto, de las cañadas, cordales o veredas que sí tenían una regulación propia. En concreto, la “colada de Peña Betoño” fue el camino general para el traslado de mercancías y personas entre Vitoria y la Rioja Alavesa. Fue, además, este tramo muy importante en la construcción de la catedral de Vitoria, pues miles de toneladas de piedra de sillería pasaron por aquí, traídas de Ajarte en carros de bueyes. Actualmente, un sendero de GR pasa por este lugar, según reza la información transmitida, al respecto, por uno de los paneles informativos).
 
 Adentrándose en el sombrío y penumbroso hayedo y posterior paso por la estrecha “colada” con los característicos “callejones” de frenado para no accidentar a los animales de tiro
Por otro lado, huelga decir que este recorrido aquí comentado se encuentra, o está marcado como PR–A 20 aunque en algunos tramos se cruza y camina conjuntamente con el GR 282 del camino de la Senda del Pastoreo, por lo que en nuestro caminar veremos las marcas, no solo blancas y amarillas paralelas sino también las blancas y rojas de este último y blancas y verdes de los SL (Sendero Local).
 

  Otra lección didáctica y explicaciones en otro lugar del recorrido y paraje que lo circunda / Trazado empedrado de la calzada medieval / Tan sólo 3,5 km ó 50´ nos separan del tentempié y refrigerio…
Un alto en el camino para explicar la fauna y flora del lugar que, en algunas especies, destaca por su importancia y mayor concentración a nivel de la Península Ibérica: 41,7% de los mamíferos terrestres de la misma. (Habiendo sido declarados los Montes Altos de Vitoria LIC (Lugar de Importancia Comunitaria). Destacando entre las especies el visón europeo, la marta, turón, el desmán ibérico, etc. y entre las plantas han sido catalogadas de interés especial: dos narcisos, una rara orquídea, el tejo, el acebo y un raro serbal).
Se prosigue el recorrido para, al poco, iniciar un descenso por un bonito y sombrío hayedo por camino encajonado entre terraplenes de tierra a modo de trinchera.
Dichos terraplenes para relajar el peso de los carros cargados de grandes bloques de piedra y reducir el peligro de ser aplastadas o arrolladas las bestias, conservan todavía pequeños agujeros a ambos lados donde eran colocadas traviesas de lado a lado y así reducir y frenar en lo posible el descenso impetuoso de los cargados carros. Se cree que la carga que transportaban los carros tirados por bueyes era de cerca de 500 kg.
(Si trascribimos parte del texto que se dio al principio de la marcha, sobre la “colada” y lo escrito en el anterior párrafo, dice lo siguiente: La “colada del puerto de Betoño” en su parte más alta, antes de llegar al collado, se encuentra empedrada y en alguna zona de elevada pendiente, se encastra en un “corredor de roca”. Son los denominados “callejones”, que en la base de sus laterales presentan muescas de frenado para los carros, que se utilizaban cuando el camino quedaba helado o con nieve).
Más adelante se llegará y se pisará parte de una antigua calzada de época medieval, aunque la llamen “romana”, utilizada por arrieros y carreteros.
 
 
… pero antes una pequeña parada para reponer fuerzas y observar las explicaciones de nuestro geólogo-mago

En un pequeño claro que se abre en el bosque del denominado “Montes de Vitoria” se toma un tentempié y el geólogo-mago, o viceversa, hace otro de sus experimentos prácticos con el auxilio de un carrete de hilo blanco para explicar las épocas o edades geológicas (paleoceno, eoceno,… etc. hasta la época actual). (Hilo blanco que es cortado en distintos trozos para después de ser empelotado y, tirado de un extremo, aparecer todo entero).
La progresión con la distancia continúa. Ahora, siguiendo el descenso anterior por pista de piedra y seguidamente por una pista de tierra amarilla, para ir a dar a la pista o carretera asfaltada que descendiendo por ella nos acercará al pueblo de Mendiola.
En el camino dejamos a nuestra derecha, a la vista, el pueblo de Monasterioguren (etimológicamente “monasterio hermoso”) Y frente a nosotros despunta de punta a punta la Ciudad de Vitoria-Gasteiz.
 
 El camino ahora es asfaltado aproximándose al pueblo de Mendiola con el horizonte cubierto por la urbe de la Ciudad de Vitoria-Gasteiz / En el Centro Social de Mendiola el buen queso y la sidra escanciada apenas duraron un abrir y cerrar de ojos / Tras lo cual nueva lección del mago-geólogo. Esta vez con la ayuda de la joven ayudante

La llegada a Mendiola es celebrada y recibida con un ágape consistente en ricas raciones de queso acompañadas de pan y rociadas con la rica sidra de temporada. Todo ello se debe a la hospitalidad de las y los vecinos de este recoleto pueblo del municipio de V-G que tan bien nos han agasajado. Terminado el fructífero ágape, el “geólogo” se convierte en un mago que nos deleita con su magia y trucos a través de las cartas de una baraja.
Hasta la edición del pasado año era costumbre que desde Mendiola acompañase a los montañeros un carro de bueyes transportando distintas piedras a las órdenes del akuilari con su akuilu. Pero debido al percance sufrido en dicho año, en esta edición del X aniversario, la comitiva montañera se ha visto privada de dicho acompañamiento lúdico recreativo.
 
De nuevo en ruta, teniendo cerca Vitoria-Gasteiz. Desde Mendiola (hasta la edición anterior) salía la yunta de bueyes con el carro cargado de piedras / A nuestra izda. de la marcha se alza el monte Olarizu y la cruz a donde, anualmente, se sube el primer lunes de septiembre

Salimos ya de Mendiola (13:00) para adentrarnos en V-G, siguiéndonos por nuestra izquierda la silueta del monte Olarizu y su cruz en la cima.
Dehesa de Olarizu y Campo de los Palacios (aquí pernoctaba el ganado antiguamente) son las siguientes etapas o lugares que atravesamos, antes de estar prácticamente dentro del entramado urbano de las calles de la capital alavesa.
Se atravesó la estación del ff. cc. situada en la calle Dato en compañía (todo el trayecto) de los voluntarios de la Cruz Roja. Esta señal representa la altura de la Ciudad de V-G

Atravesamos el Campus Universitario de Araba/Álava y la estación del ff. cc., en la calle Dato, donde una señal informa que V-G está situada a 528 msnm. Por esta calle Dato y plaza Virgen Blanca enfilamos el último tramo que lleva a la “almendra” o casco antiguo de Vitoria-Gasteiz. Estando la misma adornada de colorido y alegre decorado, y bullicioso deambular de gentes que disfrutan celebrando la feria del Mercado Medieval.
El grueso de la expedición y excursión montañera, con su jefe-guía del club Goiena a la cabeza, viniendo de la estación por la calle Dato, arteria principal de la ciudad…
... cruzando la plaza de la Virgen Blanca (con la balconada de San Miguel engalanada) para desembocar en la plaza de la Burullería a los pies de la Catedral de Santa María, razón de esta salida mañanera y montañera

Nuestro destino final es el vestíbulo de la plaza de la Burullería al lado de la Catedral de Santa María donde la estatua de Ken Follet nos observa atentamente. Última actuación de nuestro mago metido a geólogo. Y, ¿por qué no? Una pose con él que se lo ha ganado. Todxs hemos disfrutado del día de sol, del y de los paisajes del recorrido y de la sapiencia y malabarismos del mago-geólogo o viceversa. 
 







Llegando al final del trayecto, la “almendra” gasteiztarra se viste a la usanza propia del medievo con el escudo de su navarridad. Campanas en la plaza de la Burullería, destino final del día montañero y soleado de hoy
Salida: Pueblo de Ajarte 810 msnm
Llegada: Vitoria-Gasteiz 528 msnm
Distancia Total: 14,04 km
Desnivel Ascendente: 149 m
Desnivel Descendente: 389 m
Tiempo: 4 horas, 30 minutos (incluye paradas para explicación, tentempié y almuerzo general en el pueblo de Mendiola).
 
Ken Follet -¿pensando en su próxima novela?- junto a su musa de la inspiración

El Mago-geólogo y el MdB se presentan mutuamente ante los espectadores mendizales allí congregados


Nota: Para el que quiera contratar sus servicios, nuestro mago-geólogo se llama Jesús 658 656 678 y la web: www.geomagia.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario