viernes, 14 de diciembre de 2012

Monjardín o Deio: una cima sencilla con espectaculares vistas


La fotografía es de postal: Villamayor de Monjardín al completo (la parroquia, el esbelto edificio de las bodegas y el inconfundible Castillo en la colina del monte Deio o Monjardín)
Monjardín o Deio: una cima sencilla con espectaculares vistas
      Sábado, 1 de diciembre de 2012, día elegido para dar por concluido las ascensiones a los 6 montes que en el cincuentenario del club Mendiko Lagunak mendi Taldea de Amurrio, me propuse coadyuvar. Junto a otros montañeros, con sus respectivas ascensiones, es de suponer que el objetivo de conmemorar las bodas de oro del club, hollando “Euskal Herriko 600 Mendi” habrá sido un rotundo éxito,… de “órdago a la mayor”. 
        La hora de salida programada de Amurrio fue una y la real fue otra. A las 09:45 se sale de Amurrio, para tras recorrer 80 km en una hora aprox. (10:55) –vía Vitoria-Gasteiz y carretera Lizarra/Estella– estar en y llegar a Santikurutze Kanpezu/Sta. Cruz de Campezo; para en 5´y 15 km –siguiendo también dirección Lizarra/Estella– estar en Ancín/Antzin y aquí, por carretera secundaria, tomar el desvío señalizado que lleva a los pueblos de Legaria, Oco, Olejua y Urbiola. Aquí cambio de carretera para llegar al destino, Villamayor de Monjardín, a las 11:20, después de haber recorrido 107 km en un tiempo aprox. de 01:30 horas. (Todo ello si el cuentakilómetros no ha hecho alguna de las suyas, como ocurre a veces que la aguja se baja y deja de contar).

  



Esbelto edificio, avanzadilla de las bodegas "Castillo de Monjardín", al entrar en el pueblo de Villamayor de Monjardín 



 

       Lo primero que asoma a la llegada, antes de la subida al pueblo que está situado a 675 msnm, son las bodegas “Castillo de Monjardín” y la vistosa fachada del edificio, para después de superada la cuesta de la carretera de acceso, toparnos con la iglesia de San Andrés Apóstol –románico tardío– y el resto del caserío que integran el pueblo.

Se inicia la subida por la izquierda. La vuelta por camino de la derecha    



Poco antes de llegar a la cima y al castillo


       11:40 h. Se inicia la pequeña caminata –yo diría que un paseo matutino– hasta el castillo situado en el monte Deio (893 msnm) que, según marca la señal indicativa, son 1,9 km.
 

 
Foto aérea, bajada de internet
     
   
Cima del monte Deio, donde el castillo se asoma entre el arbolado


       12:20 h. Nuestros pies –los ojos mucho antes– se detienen bajo la roca que soporta la pared que resguarda o sostiene el castillo o lo que de él queda. En el interior de la misma “una sólida torre de planta cuadrada, buena parte de los muros aspillerados que configuran el recinto, un aljibe abovedado de gran capacidad y la escalera de acceso –donde se escenificó la toma amistosa de la cumbre de este monte y donde se encuentra el buzón montañero–. En el interior se mantiene la ermita de la Santa Cruz, antes de San Esteban, donde según la tradición, en una hornacina del muro estuvo enterrado el rey Sancho Garcés que inicia el reinado de la dinastía Jimena en el Reino de Pamplona.


 La pequeñez del pueblo desde lo alto del castillo




El pueblo de Piedramillera acurrucado al monte Dos Hermanas, con la vista puesta en la Sierra de Codés nevada y el pueblo de Mendaza. Mucho antes, a la dcha. el pueblo de Oco

     Alguien poéticamente comparó el castillo que se asienta en el monte Deio, como una “embarcación de piedra encallada en las nubes”.
      Desgraciadamente todo lo aquí descrito en cursiva no se pudo ver pues, tras subir por las escaleras que se agolpan a las curvas de las rocas, un puerta-verja de hierro forjado nos impedía el acceso al interior del recinto. Es de suponer que algún vecino del pueblo estará encargado de franquear la puerta-verja para disfrute de los visitantes que hasta allí arriba deciden acceder… pero el no saberlo y el que en dicha mañana no había un alma por las calles del pueblo...









El  compromiso adquirido se ha cumplido.
Junto al buzón del monte Deio o Monjardín


       Ni que decir que desde las proximidades del castillo las vistas del horizonte circundante son dignas de retener en la retina de nuestros ojos.









Pilotalekua o frontón y la Casa Consistorial, 
que antes hizo las veces de escuela y cárcel

  
        Después de estar casi una hora, entre los preparativos y luego las fotografías de rigor, con el banderín oficial de la efeméride del club en compañía del rapaz que ha sido mi compañero y guía en este viaje y salida montañera, y finalizado el titubeante baile del Dubi Dubi que también entra entre las actividades del 50 aniversario del club Mendiko Lagunak mendi Taldea, se inicia el descenso (13:15 h).
       Para ello desandamos 200 metros, nuestros pasos de la subida y, con la idea de no volver por el mismo camino, giramos a la derecha frente a la señal kilométrica e iniciamos el descenso que, en kilómetros, se iguala a los de la subida (-100 m) y en tiempo, se reduce unos 10´ aprox. (13:45 h) cuando se llega al pueblo.



En el comienzo de la subida. Arriba: el castillo de Deio






Con la misma mirada y mismo horizonte que nuestro rey, Sancho Garcés I y... 
la iglesia de San Andrés Apóstol, fiel testigo de lo que escribo
 
       Faltaba por comentar que tanto la subida como la bajada, que se hizo siguiendo el sentido de las agujas del reloj, transcurrió por camino ancho de tierra o/y arena que en su principio, tras dejar atrás la última casa del pueblo, es de hormigón. No tiene pérdida pues las señales indicativas te dirigen al castillo situado sobre el monte Deio.
       En el pueblo ligera visita, ya que el sol –sin fuerza, por otro lado– no lograba vencer la fría temperatura que reinaba a lo largo de toda la mañana.

 







El montañero de Babio abrazando al insigne monarca de la dinastía Ximeno

  
      Alguna foto del frontón, del ayuntamiento (edificio que antes fue escuela y cárcel) y su escudo, y de la iglesia y de nuestro adorado rey Sancho Garcés I (reinó entre 905-925 d. C., inaugurando el reinado de la dinastía Ximeno o Jimena), al que le han erigido en busto en los aledaños del edificio municipal, en la Plaza de los Fueros. Como se lee en la leyenda de los paneles informativos situados junto al castillo, estuvo enterrado en dicho castillo del pueblo de Villamayor de Monjardín y fue “rey de Pamplona y Deyo”, que reza la base donde se sustenta el real busto.
Fuente de 1948 con sus dos recipientes labrados en piedra
      Finalizado aquí el objetivo de hollar el monte Deio o Monjardín, el coche se pone en marcha para volver por la carretera de la ida, entre paisajes de plantaciones de olivo y los montes del horizonte nevados, atravesando los pueblos de Urbiola, Olajua, Oco, Legaria, Ancín/Antzin, Acedo, Sta. Cruz de Campezo,…
    Se perdió la oportunidad de visitar Lizarra/Estella y entre otros lugares el Palacio del Gobernador, donde se ubica el Museo del Carlismo, pero está visto que el rapaz que me acompaña debe de ser del bando isabelino… de Espartero… ya me entendéis. “Otra vez será”… me responde.
        Prosigamos: después de Campezo, viene Antoñana, Atauri…, con bonitos paseos para hacerlos en bici o a pie, pues el antiguo trazado del ff.cc. Vasconavarro se ha transformado en vía verde y todo ello cerca del Parque Natural de Izki.
       Maeztu, Birgara Barren (Vírgala Menor), Birgara Goien (Vírgala Mayor), Azázeta y el puerto montañoso homónimo, son los siguientes pasos obligados por estos pueblos; para luego entrar en el municipio de Vitoria-Gasteiz por el pequeño pueblo de Andollu y prosiguiendo por el de Elorriaga (pronto un “barrio” más de la capital) entrar en la Ciudad de Vitoria-Gasteiz. 
       Lo siguiente en el trazado de vuelta, es el habitual y de sobra conocido: autovía, puerto de Altube, cruce de Urkilo, Lezama, Larrinbe y Amurrio.
      Sólo falta para terminar este año insuperable en muchos aspectos no sólo montañeros, la ascensión (15-12-12) al monte Eskamelo –entre Pipaón y Samaniego– y después… a ponerse rojo con el vino riojano que remueve el sayal y levanta el gusano…que dice la cita literaria.

Un poco de historia de este singular castillo y del nombre “Monjardín”
       En el s. IX fue una de las fortalezas más notables del territorio dominado por los Banu Qasi, importante familia navarra islamizada que tenía su centro de poder en Tudela. En 908 fue tomada la misma, después de fuerte resistencia de los ocupantes musulmanes, por el rey Sancho Garcés I continuando siendo uno de los principales castillos medievales de la Corona de Navarra con el nombre de San Esteban de Deyo.
   
    
 Listado de sacristanes por meses de dicha parroquia
Iglesia de San Andrés Apóstol 
Y portada románica de la misma 

      A raíz de la conquista de Navarra en 1512 por las tropas del Duque de Alba que representaba al rey falsario Fernando V, el castillo fue entregado en premio a su traición al conde de Lerin que simpatizaba con los conquistadores castellanos, aunque ello, por decir algo positivo, trajo que se salvara de las demoliciones y desmoches realizados a partir de 1521, tras el último intento de las tropas navarras por recuperar la independencia del reino, perdida nueve años antes.
        En el s. XIX fue escenario de las guerras carlistas, quedando en su interior el reflejo de las ruinas de las paredes del cuartel construido durante la 2ª Guerra Carlista (1872-1876).
       Es lugar de paso obligado en el Camino de Santiago, pues no en vano se asienta en plena comarca de Tierra Estella. 
      Según la tradición el nombre de Monjardín proviene del nombre del monarca navarro Sancho Garcés. Es decir, Mons Garcini (Monte de Garcés). Aunque algunos autores consideran que Monjardín proviene del compuesto “monte” y “jardín”. También se dice que fueron comerciantes francos que se instalaron en el pueblo y de ahí –debido a que las laderas del monte estaban pobladas de flores– el nombre “mon jardin” (“mi jardín”, en francés).
       De todas las maneras a Villamayor de Monjardín se le suele conocer como el pueblo de las cuatro mentiras, ya que ni es villa, ni es mayor, ni tiene monjas ni tampoco jardín (en palabras recogidas en Internet).
 Enigmática figura en forma de txoria que emerge entre los arbustos, poco antes de llegar al pueblo de Villamayor de Monjardín o poco después de abandonarlo 
       Para terminar, para dar un poco de emoción al hito que se ha propuesto el club de montaña amurriarra de ascender 600 montes de Euskal Herria este año 2012, ahí va el porcentaje por provincias de los montes coronados al 30 de noviembre de 2012:   
       Araba  75,60 %
      Bizkaia  73,60 %
      Gipuzkoa  67,60 %
      Ipar Euskal Herria  73,40 %
     Nafarroa  70,60 %
      Como se ve la lucha por el segundo puesto está reñida entre Bizkaia e Ipar Euskal Herria, quedando bastante descolgado Gipuzkoa.
     Este mes, todos y todas debemos dar el último achuchón –¿o se dice… arreón?– si queremos cumplir con el objetivo.
    Ánimo. A darse prisa, que luego vienen las navidades, el turrón,… y los kilos pesan para ascender a la cima montañera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario